martes, 26 de marzo de 2013

Martes Santo

Aquel año cuando decidió de la noche a la mañana salir de monaguillo delante del Cristo de la Buena Muerte, todos nos quedamos anonadados. A los 3 González Boza nos va gustando la Semana Santa conforme nos vamos haciendo mayores, somo así.

-Papá
-¿Sí? 
-¿Vamos a ir Papá?
- Claro 
- Pero llueve...
- Bueno hay que tener esperanza...
-Papá, hoy es Martes Santo
-Así es
-Estoy muy nervioso
- Papá ¿Tú qué sientes?
-Siento que hoy es Martes Santo, que las calles de Sevilla ya huelen a azahar, que la primavera ha llegado. Siento que ya es hora de terminar de planchar las túnicas, de comer algo de ese puchero que tú madre prepara cada Martes Santo y que hace que la casa huela cómo tan sólo ella sabe cocinar. Siento que ya es hora de que nos preparemos y lleguemos andando hasta la capilla de la Universidad,  tras varios minutos nos llamarán para colocarnos en fila y coger nuestros cirios. Poco después el Cristo de la Buena Muerte cruzará las puertas de la Universidad camino de la Catedral para realizar estación de penitencia. La Virgen de las Angustias también nos acompañará. ¿Sabes? Llevo casi 28 años esperando este momento, más presiento que este año no será. 
-¿Está lloviendo verdad?
- Sí, y aunque no llueva ahora, lloverá.
-Esto es una mierda papá, llevamos 3 años así, a este paso se me quedan pequeños los zapatos y la túnica y no estrenaré. 
-Ya... Pero ¿Qué hacemos?
-Supongo que esperar, un año más. 


Hoy me quedo un año más sin veros desfilar. Salí de casa con un cielo encapotado y sabía que la hermandad de los estudiantes no saldría por la lluvia, más la ilusión y el orgullo de verlos salir permanecía en mí. Los acompañé, en la lejanía, haciéndoles fotos sin parar. Ambos iban ilusionados aunque a sabiendas de lo que iba a pasar.  La lluvia se llevó nuestras ganas una vez más. Otro Martes Santo que me quedo sin veros en la calle, con los cirios encendidos por Sevilla. Me quedo sin esos gestos con los ojitos y las manos que nos hacéis a mamá, a  Carlos y a mí para saber que sois vosotros. Me quedo sin ver a los pasos entrar para recogeros después, llegar a casa, y comer en la cocina unos pinchitos con patatas recién hechos que sientan de maravilla tras una tarde llena de anécdotas que contar. Me quedo con las ganas, otro año más, de mirar hacia al lado y decir "ahí van, son mis nazarenos". 
Bueno, habéis vuelto algo más temprano y aún así mamá pondrá pinchitos para cenar. No nos podemos quejar. Ya me estáis llamando para poner la mesa, y sí ya voy, antes tengo que decirte a ti que gracias. Gracias por contagiarme esa ilusión y respeto por la hermandad, por enseñarme con cada paso que das y sobre todo, por dejarme aprender de ti. Por ser sincero conmigo y apoyarme en lo mío. Lo mínimo que te debía hoy era estar allí, y aunque sé que no pudo ser, no te preocupes, no tengo prisa, el año que viene será. 

Habiendo pasado el martes la semana se ve de otro color. Es cierto que saldré a ver las demás, más la nuestra no saldrá, por eso simplemente, a mí igual que a vosotros me queda esperar otro año más. 


6 comentarios:

  1. Bueno? No, excelente me ha encantado y sobre todo emocionado.
    Sigue así,me gustaría verte como la sucesora de Iñaki Gabilondo que me gusta más que Matías Prats.

    ResponderEliminar
  2. yo no soy muy "capillita" y a pesar de que los respetaba no llegaba a entender que sentian para que lloraran de esa manera. Tú has sabido transmitir esas emociones, que no es fácil. me ha gustado mucho asi que espero seguir leyendo cosas tuyas!

    ResponderEliminar
  3. Que bonito Reyes...!!Me has emocionado...me encantará poder seguir tus palabras y convertirme en una buena fan!!!muuuuuuuak!!!gloria

    ResponderEliminar
  4. Creo que por fin lo voy a conseguir!!! Quería decirte que se me han saltado las lágrimas, que podrías ser pregonera de la Semana Santa porque tienes una sensibilidad especial para transmitir sensaciones, hace tiempo que lo se. Es verdad que es importante seguir aprendiendo pero tu lo haces a pasos agigantados. Sigue así!!!!!!!!!!!

    Mil besos

    Mercedes

    ResponderEliminar
  5. Hola Antoñita;
    me dejas anonadado.No sabía que podías escribir con tanto sentimiento, que eso lo dejabas para el teatro......pero que sorpresa más agradable, no?
    Me gustaría que escribieras algo sobre mi ó sobre mi hermandad. Sabes? este año nosotros si hemos tenido la suerte de salir, y ha sido la primera vez que Victor se ha vestido con la túnica de nazareno. Ya llevábamos 2 años sin salir.....
    Pero vamos a lo que vamos, crítica profesional no puedo hacerte porque no sé del tema, pero que llega a lo profundo ....eso si que si. Supongo que habría que decirte que tendrías que pulir algunas frases etc....y así quedaría mejor pero sigue escribiendo que la constancia y la frecuencia te pulirán y te ayudarán a mejorar tu "estilo".
    Que bien me ha quedado, no?
    A partir de ahora te seguiré y leeré lo que publiques aqui.
    Un beso muy grande......Antoñita

    ResponderEliminar
  6. Ya llevo muchos días queriendo escribir sobre este post. Pues la foto lo dice todo, bueno casi todo, lo que falta para que sea perfecta lo escribes tú en este post cargado de sensibilidad...ya llegarán tiempos mejores para un Martes Santo. Seguro. Será en 2014. Por tu familia y por todos los que, tras tres años seguidos, se han quedado en su Casa.
    Besos
    Javier

    ResponderEliminar